Germán Martínez: Milei viene perdiendo consenso social y es más factible construir mayorías parlamentarias

Compartir:

-¿La aprobación del nuevo esquema jubilatorio en Diputados fue una trampa de Máximo Kirchner, como dijo Milei?

-El Presidente está confundido en su análisis de lo que pasó. Se constituyó una mayoría de 160 diputados de espacios muy diversos que dieron un mensaje hacia un sector de la población muy agredido por el Gobierno. Lo que hicimos fue generar un marco de acuerdo durante más de dos meses que plantea entre otras cosas recuperar un porcentaje de los ingresos perdidos por la motosierra y la licuadora de Milei. No sé qué le pasa a Milei con Maximo Kirchner, es un compañero que ayuda permanentemente a nuestra construcción política. Tiene que dejar de acusarnos, lo ha hecho también con Victoria Tolosa Paz y otros diputados, y prestar atención a lo que está sucediendo en Diputados donde cada vez más queremos trabajar en conjunto para sacar leyes que protejan al pueblo argentino.

-¿Cuánto costó que los dialoguistas superaran los reparos a votar con los “leprosos”, como se llaman ustedes mismos?

-Venimos superando hace rato esos prejuicios. Cuando rechazamos la Ley Bases y volvió a comisión, nadie se fijó junto a quién votaba. Cuando trabajamos en las comisiones para los dictámenes de jubilaciones, fondos para universidades e incentivo docente nadie puso ningún reparo a articular. Este es un tiempo que a la dirigencia política y a los bloques les exige una flexibilidad que quizás en otros momentos no existió. Si cada uno se queda solamente en la representación de su espacio político y deja de plantear la necesidad de articulación con los otros bloques probablemente genere adhesión en sus militancias más intensas pero no termine logrando objetivos que favorezcan al conjunto de la población.

-Unión por la Patria hizo concesiones, ¿tiene una posición más conciliadora en esta etapa?

-Lo que necesita el pueblo argentino de nosotros requiere una amplitud y una generosidad que quizás en otro momento no tuvimos. Estoy convencido de que en esta etapa no se están jugando los liderazgos políticos. Lo importante es que podamos proteger a los argentinos de una política económica que está generando muchísimos daños en el entramado social del país. Es un tiempo en el que lo que importa son los objetivos y no quien capitaliza una iniciativa. El daño que genera Milei requiere un fuerte compromiso transversal de todas las fuerzas políticas para repararlo.

-Dice que antes el espacio no tenía amplitud, ¿era por el mayor predominio del kirchnerismo en las decisiones?

-Cuando uno es oficialismo siempre es difícil generar procesos de diálogo horizontal con otras fuerzas políticas. Hoy que somos oposición tenemos que tener una agenda clara que se combine con una actitud generosa para poder construir consenso y mayorías. Así como hemos discutido jubilaciones, universidades y FONID, tenemos que avanzar en una agenda que plantee la situación del trabajo, las dificultades que generan los tarifazos en electricidad y gas, la representación de colectivos muy agredidos por Milei como son las personas con discapacidad, la defensa de la industria nacional y las pymes, la protección de los sectores más vulnerables y la defensa del financiamiento de las provincias y los municipios.

Germán Martínez, con otros integrantes de su bloque. Foto: Federico López Claro.Germán Martínez, con otros integrantes de su bloque. Foto: Federico López Claro.

-¿Cree que puede haber acuerdo en esos temas? ¿O los 160 votos fueron únicamente por jubilaciones, algo que suele unificar a los opositores?

-Siempre trato de ser muy prudente y como decía el General Perón no comer el guiso de liebre antes de cazar la liebre. Conseguimos un objetivo importante. La posibilidad de que situaciones como las que vivimos el martes se puedan dar en el futuro va a depender de los temas que se traten, la generosidad de los distintos bloques para generar acuerdos políticos y del nivel de consenso social que tenga Milei en cada coyuntura. Milei a mi criterio viene perdiendo consenso social. Aquéllos que lo apoyaban empiezan a dudar, los que no lo criticaban empiezan a hacerlo tenuemente, aquéllos que lo criticaban están cada vez más duros y eso genera un clima politico en el que construir mayorías parlamentarias puede ser más factible.

-¿A qué atribuye el apoyo que conserva Milei pese al ajuste?

-A los que me preguntan eso los invito a mirar las críticas y los rechazos que cosecha. Tenemos que ver el vaso medio lleno. Cualquier encuesta indica que al menos uno de cada dos argentinos rechaza o es crítico de la gestión de Milei. Nosotros tenemos que representarlos a ellos. Somos opositores y para volver a ser alternativa tenemos que representar a los que nos votaron y expresar una alternativa a todos aquéllos que dudan de Milei y que vuelven a mirar al peronismo como la mejor opción para pensar el futuro.

-Una de las explicaciones al apoyo a Milei es que es mayor el rechazo al gobierno del Frente de Todos. ¿En qué medida coincide con esa mirada?

-Está claro que hubo objetivos no logrados en nuestra gestión y que eso pudo tener consecuencias electorales, pero yo creo que Milei construyó un posicionamiento sobre dos ejes: casta-anticasta, peronismo-antiperonismo. En ambos ejes Milei ya no es el del 10 de diciembre. Está rodeado de la peor casta que gobernó la Argentina y está demostrando una enorme incapacidad para la gestión. Si a eso le sumás la profunda insensibilidad que tiene respecto a los perjudicados por sus propias políticas y al poco afecto que tiene por el trabajo cotidiano que exige ser presidente, cada vez hay más argentinos que lo miran con desconfianza. Nosotros lo vimos en el Congreso cuando fue diputado. A Milei le gusta más tuitear que trabajar y la Argentina necesita un presidente comprometido con la gestión.

-¿La apuesta de su espacio es que, si crece el rechazo a Milei, se diluya el antiperonismo?

-Los argentinos ven a Union por la Patria, incluyendo al peronismo, como parte de la oposición más clara a este proyecto de país. Eso genera representación en un sector muy amplio de la sociedad, pero con eso no alcanza. Hay que tener una propuesta alternativa que sea visible y clara a los ojos de la sociedad y tenemos que tener una estrategia de trabajo muy horizontal para convocar detrás de un mismo proyecto de país a todos los que piensan distinto a Milei. A medida que avanza su gobierno Milei le habla cada vez a un porcentaje menor de argentinos.

-Hace poco dijo que a los dialoguistas los ve más predispuestos a acordar con el Gobierno que a articular con la oposición. ¿Eso cambió?

-Lo que dije es cierto, y por eso soy prudente. A muchos de los que votaron junto a nosotros por las jubilaciones los vi votar a favor de Milei la Ley de Bases. Y probablemente si vuelve el proyecto a Diputados volverán a hacerlo. Por eso yo creo que el problema de la oposición a la que llaman dialoguista es que no sabe cómo administrar sus cercanías y distancias con Milei. Hay sectores opositores que ven ocupado por Milei el andarivel político por el que transitaban y aún tienen dudas de enfrentarlo o ser condescendientes para no perder electorados. Yo creo que los que dudan mirando las encuestas se equivocan. Milei está causando un grave daño al pueblo argentino. Es importante tener una postura clara porque cuando maduren los posicionamientos críticos en la sociedad aquéllos que hoy coquetean con Milei van a pagar los costos de una gestión de gobierno cruel e ineficiente.

-¿Si fuese por Unión por la Patria se aprobarían muchas iniciativas que complicarían el equilibrio fiscal?

-El supuesto equilibrio fiscal de Milei no existe. Es una mentira. El llamado déficit cero lo consiguió licuando jubilaciones, ahogando financieramente a las provincias, ajustando a las universidades, frenando la obra pública y haciendo añicos los salarios de los trabajadores. Con el proyecto de jubilaciones que aprobamos el martes estamos devolviéndole a los jubilados lo que Milei les robó. Por lo tanto es un acto de estricta justicia social haberlo aprobado.

-¿Unión por la Patria quiere voltear el plan económico, como dice el Gobierno?

-Si algo hemos demostrado en estos seis meses es que somos una clara oposición al modelo económico y que somos profundamente respetuosos de los aspectos institucionales. Podremos ganar o perder una votación en Diputados, pero nosotros tenemos que representar al 45% que nos votó en noviembre, dialogar con los argentinos que no nos votaron pero que están siendo críticos de Milei y construir paso a paso una alternativa política y económica que les demuestre a los 47 millones de argentinos que el ajuste no es el único camino. Somos respetuosos de la democracia pero claramente opositores a este país para pocos que propone el Gobierno.

-Unión por la Patria rechaza todo lo que proponga el Gobierno, ¿es una postura más cómoda en un punto? Los gobernadores, incluso algunos del peronismo, plantean salir de esa lógica.

-La Argentina está en un momento que exige a los dirigentes ser ideológicamente correctos y no políticamente correctos. No puede haber puntos de acuerdo con una política económica que genera una hipe recesión, pérdida de puestos de trabajo, licuación de salarios y un aumento de la pobreza y la indigencia. Siempre estoy a favor del diálogo político, pero una cosa es el diálogo y otra cosa es legitimar un rumbo de país que no coincide en nada con lo que nosotros expresamos en las elecciones de 2023. No somos cómodos, al contrario: asumimos la incomodidad de ser los únicos opositores sistemáticos a un rumbo de país excluyente.

-Entre Unión por la Patria, la izquierda, los dos diputados socialistas, Natalia de la Sota y algunos radicales suman entre 110 y 115 votos. ¿Ese es el espacio de la oposición dura que encuentra un límite para por ejemplo rechazar el DNU 70/23?

-El espacio parlamentario de clara oposición al gobierno está en crecimiento. Lo demostramos el martes en la sesión. Nosotros tenemos como uno de los principales objetivos rechazar en Diputados ese DNU. Si contara como votos por el rechazo a todos los que criticaron al DNU en sus redes, ya tendríamos una amplia mayoría, pero en la política argentina hay algunos que son muy duros en las redes y muy condescendientes en el recinto.

También puede interesarte

Así es la nueva vida de Maite Peñoñori en Miami: consiguió trabajo y ya debutó en televisión

En diálogo con TN Show, la periodista de espectáculos contó cómo se está adaptando a la ciudad estadounidense...

La Patagonia bajo la nieve

La Patagonia continental está pasada de frío, de viento y de incomunicación: un temporal de nieve llegado a...

Nicolás Maduro se comparó con Javier Milei: dijo que Venezuela «está derrotando la inflación y, además, distribuyendo la riqueza»

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se comparó este viernes con Javier Milei: acusó al libertario de estar...

Dólar blue y dólar hoy, EN VIVO: cotización y todos los precios de este viernes 21 de junio

Qué es dólar tarjetaEl dólar tarjeta es el tipo de cambio que rige para todas las transacciones (compra de...